Masaje cérvico-craneal | ¿Qué es?

Post Type

En muchas ocasiones las tensiones acumuladas en cuello y hombros dan consigo no sólo molestias musculares o pequeños dolores de cabeza, sino que a veces llegan a provocar mareos y fuertes dolores de cabeza que pueden condicionar tu capacidad física del día a día e incluso socavar tu estado anímico.

El masaje cérvico-craneal es una combinación del masaje craneal y el masaje cervical. Está inspirado, como muchos otros masajes, en la medicina tradicional japonesa y en las diversas técnicas del masaje tradicional japonés. Aunque este masaje está recomendado para los que sufren fuertes dolores de cabeza o migrañas, también está indicado para el alivio de molestias en el cuello, los ojos, la garganta y orejas.

Como su nombre indica, el masaje cérvico-craneal se aplica en la zona del cráneo y las cervicales y se realiza con una técnica especial, estudiada para reducir la tensión del área cervical, los hombros, el cráneo y el músculo facial.

Las tensiones que te pueden llevar a necesitar este tipo de masaje, pueden ser causadas tanto por motivos de estrés como por adoptar posturas incorrectas con frecuencia o de forma brusca (mientras se utiliza el ordenador, durmiendo boca abajo con la cabeza torcida, cargando peso sobre los hombros…).

El masaje cérvico-craneal no es una técnica invasiva o agresiva, es decir, su aplicación, además de ser totalmente externa, aporta incluso una sensación muy agradable cuando se recibe. Este masaje busca el equilibrio del sistema sacro craneal que va desde la cabeza hasta el hueso sacro, atravesando la columna vertebral. Generalmente una sesión dura 25-30 minutos (aunque depende el especialista y de cada paciente).

Si tienes estos problemas o molestias que afectan a alguna de las zonas mencionadas y no haces nada para remediarlo (cambiando de hábitos, acudiendo a un profesional o ambas), la situación puede agravarse y provocarte auténticos quebraderos de cabeza (y nunca mejor dicho). De modo que ya lo sabes, no des lugar a que esto ocurra y pon remedio.

Aunque los masajes caseros pueden aportar alivio e incluso conseguir lo que se pretende, también es cierto que según la dolencia y el nivel de profesionalidad del masajista casero, el remedio puede ser peor que la dolencia, de modo que siempre que se trate de tu su salud, no dudes en acudir a un profesional cualificado.