¿Qué es el masaje? | Valor Físico y Psíquico

Post Type

Qué es el Masaje


El masaje es una terapia muy agradable en términos generales, que utiliza el roce superficial y otras técnicas para manipular los tejidos blandos del cuerpo. Está demostrado que con el sólo hecho de tocar la piel se transmiten sensaciones y emociones tales como amor o seguridad, pero a la vez también se pueden conseguir numerosos beneficios físicos.

El masaje es primariamente contacto y el contacto tiene en sí cualidades curativas, por razones que parecen formar parte de nuestra naturaleza.

Recibir un masaje es casi siempre una experiencia muy relajante durante el propio proceso, aliviando la tensión muscular, particularmente en cuello, espalda y hombros. A la vez, el masaje tiene efecto sobre las emociones, por eso es tan aconsejado para personas estresadas y situaciones relacionadas con la ansiedad, el insomnio y la depresión.

Masajear la piel libera péptidos que afectan a la mente, estimulando el sistema nervioso y el inmunológico. A nivel circulatorio tiene grandes resultados ya que al masajear los músculos se estimula la circulación, de modo que la sangre fluye libremente. El masaje también estimula el sistema linfático, llevando los productos de desecho fuera del organismo y defendiéndolo contra infecciones.

El masaje es una terapia contrastada, por eso es adecuada para todo el mundo, desde bebés hasta embarazadas. Permite tratar diversas afecciones, por supuesto, siempre practicado por un terapeuta cualificado que conozca perfectamente la adecuación y la intensidad de un masaje u otro, así como saber cuando un masaje está contraindicado (estados febriles, procesos infecciosos, flebitis, enfermedades contagiosas de la piel, brotes de artritis…)

En la actualidad el masaje se ha abierto paso hasta las salas de terapias, salones de belleza, balnearios, clubes deportivos y hospitales. Existen muchos tipos de masaje, relacionados con diferentes técnicas provenientes de diferentes culturas tradicionales.

Se ha demostrado que las técnicas clásicas del masaje, como el rozar superficialmente, amasar, retorcer o puñear y nudillar, estimulan la curación física y emocional.