Las apuestas, una distracción para los millonarios

Post Type

El juego y las apuestas pueden acabar destrozando a muchas personas y familias, sin embargo para algunos, cuya cuenta bancaria está repleta de millones, se trata de una forma más de diversión, incluso de descarga de estrés.

Cabe preguntarse si las apuestas y los juegos en los que se juega dinero, provocan algún tipo de beneficio a alguien o son potencialmente perjudiciales para todo ser humano. Pero no cabe duda que la ludopatía se da tanto en personas de economía modesta como en ricos millonarios y en muchas ocasiones, con las mismas consecuencias catastróficas.

Lo cierto es que algunos millonarios se pueden permitir apostar importantes cantidades de dinero, incluso con frecuencia. Aunque nos parezca extraño, es tal la fortuna que algunas personas poseen, que lo que para la mayoría puede suponer un riesgo del que nunca se recuperarían, para ellas es un mero divertimento, una forma de pasar el tiempo y evadirse de los negocios o los problemas que a esos niveles puedan tener.

En los grandes casinos, en los hipódromos y en otros eventos en los que las apuestas están permitidas (y quien sabe si también en las que no lo están), algunos millonarios hacen su aparición con fuertes apuestas y lo hacen con la naturalidad que otros juegan al Monopoly.

Las fichas más caras de los casinos se quedan cortas y hacen aparición las placas para apuestas altas, de miles de dólares o euros. Obviamente, a esos niveles tanto las pérdidas como las ganancias pueden ser millonarias y los propios casinos se encargan de mimar a estos ‘clientes especiales’ con todo tipo de servicios y por supuesto, con todas las facilidades para que todo el dinero posible se quede en el casino a través de todos sus servicios, no sólo el juego.

La mayoría de nosotros no conocemos las emociones que se sienten apostando tales cantidades de dinero, si impera la diversión y el desahogo o por el contrario predomina el estrés, pero está claro que si existen este tipo de apuestas es porque hay quienes hacen uso de ellas y puede que hasta las disfruten enormemente. Si a niveles económicos mucho más modestos hay personas que encuentran placer en las apuestas, no es difícil pensar que igual puede ocurrir a algunos millonarios, liberando su estrés apostando miles de euros en una sola mano.